Cuentos

  • Cuna de LobosEse que está ahí eres tú, abuelito. Eres un hombre lobo. Dejé de hacer mi crucigrama y volví la mirada a la pantalla. Me sorprendió la seguridad del escuincle, porque lo suyo nunca fue una pregunta sino una afirmación clarísima. Le dije que cuál, que no tenía mis anteojos puestos y yo no veo bien de lejos. Le pregunté qué era lo que estaba viendo a esa hora de la tarde que en mis tiempos llamábamos “matiné” para el cine y las luchas, supongo que porque es una palabra medio francesa que sonaba bien ...
  • La vida sexual de los guepardos.Los guepardos, macho y hembra, duermen luego de aparearse. Su sueño es tan profundo que uno puede acercarse a ellos sin mayor cuidado e incluso acariciar su apreciada piel. Eso es lo que recordaba haber escuchado de mi mujer antes de quedarme dormido. Lo último que ella me dijo por la mañana antes de salir de casa fue …
  • CenicientaRecoge sobre todo plásticos, papeles, pedazos y piezas de lo que sea. Y Hyde Park es un parque inmenso. A veces incluso come algunas sobras que encuentra entre el pasto y los arbustos y lo que alguna gente le deja al pasar, pensando que es una indigente. Caza a veces las pequeñas ardillas que se alejan de alguno de los cuatro mil árboles del parque. No las come. Solo las atrapa y juega con ellas, las alimenta, las abraza y las devuelve a sus ramas favoritas. Y bueno, no siempre está en Hyde Park. Hay tantos parques y la ciudad es tan grande ...





Nahoru