Otras Publicaciones

  • Que el mundo me conozca
    Autor: Alfred Hayes(1958)
    Hay siempre un momento en el juego de seducción de dos amantes en el que a alguno se le ocurre que es hora de dejar todo atrás, olvidarse de las culpas y del qué dirán. Es hora de huir, de olvidar, de recomenzar. Ha llegado el momento de encontrar un lugar exótico y alejado, sí, lo más alejado posible. Es preciso encontrar aquel lugar recóndito en el que nadie sea capaz de encontrar a ese hombre y mujer que pueden dudar si estar juntos es lo mejor pero que en aquel momento, urgidos por el deseo y temerosos porque alguien pueda descubrir la infidelidad, piensan y sueñan y deciden –solo por un instante– que irán a ese lugar, ese paraíso en el que vivirán apartados de todo y de todos. El paraíso existe. El paraíso de los amantes se llama Perú.
  • La soledad del lector
    Autor: David Markson
    Novela. Alguien –NN– escribe una novela sobre alguien –el Lector– que piensa en las múltiples posibilidades de una novela en la que otro alguien –el Protagonista, también en mayúsculas– es una marioneta ignorante de por qué aquellos hilos que lo sostienen lo mueven inopinadamente de un lado para otro. Esta novela puede leerse como una metáfora de la creación literaria o de la vida misma, y está compuesta por miles de frases breves, prácticamente tuits, que a su vez pueden leerse como miles de relatos únicos que resumen la vida de otros miles de artistas agobiados –como el Lector y el Protagonista– por sus propios miedos y traumas. Pero esta es solo una forma de leer la novela. La otra es como si fuera una compilación enciclopédica de curiosidades sobre algunos de los creadores más notables de la historia. Uno puede enterarse, por ejemplo, que La muerte de Sócrates, de Jacques Louis David, muestra a Platón sentado y desesperado, cuando en el Fedón, el propio Platón confiesa que no estuvo presente. O que Haydn y Beethoven proclamaron a Handel como el más grande de los compositores, mientras que Berlioz lo describió como un barril de cerdo y cerveza. O que «no hubo sobre la Tierra hombre más grande», dijo Miguel Ángel de Dante. Se sorprendería también de la enorme cantidad de escritores antisemitas; de los muchos que murieron castos; de tantos que se suicidaron o murieron de manera violenta; de los otros que lo hicieron en Suiza (Joyce, Mann, Hesse, Rilke, Musil); y de los incontables creadores que eran parientes y/o amantes y/o dementes y/o todos los anteriores. Esta novela le regalará al lector (en minúsculas, uno mismo) muchas ideas o por lo menos le permitirá pegarla de intelectual que conoce detalles curiosos de la vida de los artistas. Como que César Vallejo, por ejemplo, escribió más de la mitad de sus Poemas humanos durante cuatro meses, muy cerca de su muerte. Pero eso usted, lector culto y sensible, seguro ya lo sabía.
  • El círculo de los escritores asesinos
    Autor: Diego Trelles PazNovela. Esta es una obra que se regodea en la literatura. Sus personajes son fanáticos de los libros, como aquellos que pueden resultar insoportables recitando la cantidad de cosas que han leído (aunque no pocos inventan sus lecturas, o incluso las imaginan, pues viven tan imbuidos en la ficción que leyendo la solapa de un libro o su reseña, en realidad creen que lo han leído) igual que, como otros, las películas vistas o las galerías visitadas. Memorizan versos y frases, se quieren y se odian, envidiosos siempre por no saberlo todo, todo, todo. El círculo –editada originalmente en España por Candaya en 2005– es una novela en la que todos son sospechosos. Y todos son capaces, en un intento fútil de huir de la ficción que los alimenta pero también los agobia, los intoxica, de cometer un asesinato. El círculo es también un policial atípico en el que no hay detective pero igual se investiga, igual nos exige saber más. Es, asimismo, una novela negra llena de erudición y de humor absurdo, en la que los cinco protagonistas contarán a su modo, en un ejercicio inteligente de desdoblamiento a la Kurosawa que nos presenta Trelles, la forma en que es eliminado un crítico literario (la némesis). Aquel García Ordoñez será asesinado, como es el deseo secreto –y a veces evidente– de todos quienes están en uno de los negocios menos rentables del planeta. Guiños a Bolaño, quizá el mayor referente de Trelles, hacen de esta también una novela tributo al chileno y a sus lecturas. Pero que nadie se preocupe si no es un fanático de las letras (aunque… ¿por qué si no estaría leyendo esta revista?) . El círculo es una novela entretenida, compleja en su trama, pero sencilla de leer. E inteligente. Ideal para todo aquel interesado en conocer los vericuetos, dolores, sinsabores, traumas y sueños de los narradores, por más asesinos que estos parezcan. Léala ya, incluso antes de la inminente y premiada nueva novela del autor, Bioy.
  • Puede encontrar más publicaciones en el blog
    Bitácora de EL HABLADOR

Nahoru